Es la especialidad de la Odontología, encargada dela prevención, el diagnósticoy el tratamiento de las enfermedades de la pulpa dental (nervios y vasos sanguíneos) y los tejidos perirradiculares. El tratamiento por excelencia de esta especialidad, más conocido como el tratamiento de conducto, consiste en remover el tejido pulpar o el contenido de los conductos radiculares y colocar después un material de obturación para sellar esos espacios que fueron previamente limpiados y desinfectados.